Seguidores

viernes, 22 de noviembre de 2019

Sinfonía otoñal anaranjada (o repito la jugada)

Es cierto que me repito pero, ¡caramba! uno encuentra los frutos del bosque (mejor dicho, del pinar) en sus paseos otoñales y los recoge para que no se estropeen, que lucen mucho; además, en la cazuela con patatas y costillas están que se salen. La otra, bien peladita, con azúcar y vino oloroso fue un digno postre. Todo ello viene bien para alegrar la vista y las papilas gustativas ¡De lo más satisfactorio... no os lo podéis imaginar! (o puede que sí).