Seguidores

domingo, 30 de septiembre de 2012

Síndrome de Stendhal

Clerecia
ISO 200, v: 1/125, f: 18, 28 mm.
Una de las cosas que tiene Salamanca es que hay muchas para mirar: edificios civiles y religiosos, monumentos, personas, tascas... El caso es que de tanto volver la cabeza de un lado a otro y de levantarla para ver todo lo que la ciudad ofrece puede acontecer que el visitante llegue a padecer el síndrome de Stendhal que aunque tiene una definición muy poética (la suma belleza de un lugar nos hace experimentar una sensación de vértigo, un incremento repentino del ritmo cardíaco y la impresión de perder todas las referencias espaciales, según dejó por escrito el francés Stendhal cuando visitó Florencia) su origen es más prosaico: de tanto echar la cabeza para atrás se constriñen los vasos sanguíneos que van al cerebro. Así que para evitarlo, o se sube uno a lo alto como los que se asoman por el balcón de La Clerecía o se busca un lugar a la sombra donde reponerse de tanto empacho de belleza, a ser posible con un vino y una tapa de jamón de la tierra ¡oye, mano de santo!

sábado, 22 de septiembre de 2012

Salamanca

Plaza Mayor
ISO 200, f: 18, v: 1/160, 35 mm.
¡Bueno! ¡Anda que no me ha costado poner la foto con la nueva y kkosa interfaz de blogguer! ¿por qué no la dejaron como estaba con lo bien que me apañaba yo? Si quiero poner la foto del tamaño que a mi me da la gana ¿por qué no me deja y sólo me ofrece tamaños estándar? estos se están volviendo como güindous, que de tanto simplificar no dejan hueco para los que trasteamos.
En fin, lo importante es que, con eso de las bodas veraniegas, acabé en Salamanca donde disfruté de la ciudad, del calor, de la reunión, de la boda, de la comilona y del relajo. Este fue uno de los escasos momentos de relajo, las cosas como son; sentadito a la sombra en una terraza con una cerveza helada en una mano y un helado de cucurucho de ron con pasas en la otra ¡más bien!

domingo, 16 de septiembre de 2012

Calor y refresco

Lago de las barcas
ISO 200, f: 11, v: 1/250, 50 mm.
Buscando un poco de fresco en los calurosos días de julio dirigí mis varoniles pasos hacia el monumento a Alfonso XII pensando que junto al lago de las barcas estaría más agradable que donde la peana pero quiá. Eso sí, la señora estaba al sol como si no tuviera ningún miedo a quemarse, cosa comprensible porque ya estaba morena, no como el señor del fondo que estaba leyendo el periódico.

Fotógrafa
ISO 200, v: 1/320, f: 11, 32 mm.
Ya de pasó pillé a una fotógrafa que disimulaba sus intenciones detrás de la otra estatua ¿qué estaría inmortalizando?
¡Qué curioso es esto de ver las fotos bastante diferentes según el ordenador que se use! el agua no quedaba tan verdosa en el mío de casa...

lunes, 10 de septiembre de 2012

Lo que hace el calor

Peana

¡Jo! cuando me entra la galbana soy incapaz de hacer absolutamente nada aunque no tenga más remedio y si encima hace calor... Eso es lo que me pasa desde que en julio subió la temperatura, que lo pospuse todo hasta que bajara pero uno coge inercia y se convierte en un vagazo. No obstante, creo que tengo excusa porque si haría calor que descubrí que hasta las estatuas se bajan de las peanas para buscar un chiringuito al fresco y si no, ahí queda el ejemplo.

martes, 4 de septiembre de 2012

Otro cruceiro madrileño

En una calle de Madrid
ISO 200, f:14, v:1/125, 28 mm.
Aprovechando que estoy en Coruña me dije, "voy a compartir un cruceiro que... no está en Galicia". Así que aquí está éste que me encontré en Doctor Esquerdo. Bueno, me voy a comer un pulpito y unos marisquitos al 10 o a otro sitio.

Comentario a los comentarios: Un par de cosas. En Madrid no hay sólo este cruceiro. Por lo menos, que yo conozca, hay cuatro de auténtica factura gallega. Ya llevo puestos dos y en cuanto consiga que los otros dos me salgan bien, los colgaré por aquí.
Lo otro es una queja dolorosa ante las críticas que me llueven por haber compartido con todos ustedes vosotros lo del pulpo y el marisquito... Anda que si llego a hablar de las dos empanadas de raxo y zorza, de las ancas de rana y de las sardinas asadas ¿cómo me hubieseis puesto? ¡envidiosos, que sois unos envidiosos! ;-D