Seguidores

domingo, 24 de mayo de 2015

Fuentes del Palacio de La Granja

Una excursión a La Granja de San Ildefonso da para mucho: es un bonito pueblo segoviano bajando Guadarrama, al lado de los pinares de Valsaín, tiene unos paseos muy agradables, una buena gastronomía, una fábrica de vidrio donde hacen virguerías y un Palacio que merece la pena visitar. Aunque lo espectacular está en los jardines de trazado francés, animado por los espectaculares juegos de agua de las fuentes.
Este es Neptuno, el motivo principal de la Fuente Carrera de Caballos. Sin agua
Neptuno
En acción
Fuente de Neptuno en acción

Carrera de caballos
Es tan grande que cuesta fotografiarla entera
Perspectiva de la fuente Carrera de caballos
Esta fuente es de las humildes (por decir algo)
Fuente
Con tanta agua lanzada por los aires, los arcoíris surgen en cualquier momento.
Arco Iris
La Fuente de la Fama
Fuente de la Fama
Lanza un chorro de agua de más de 40 metros.
Fuente de la Fama en plenitud
La fuente de los Vientos. Es más bonita la toma frontal pero había tanta gente que no hubo manera de ponerse delante. El que parezca que Eolo está haciendo cochinadas lúbricas es producto de vuestras pecadentas miradas enfermas (¡gentuza!).
Fuente de los Vientos
Vista del Palacio, sólo para comprobar la impresionante cantidad de gente que estábamos allí. Hasta que no la vi no me di cuenta del imbécil que aprovechó para sacar una foto con el móvil justo delante de mi objetivo, en fin...
Palacio Real de La Granja
¡Ah! Si alguien tiene interés en visitarlo, el 30 de mayo (San Fernando) es uno de los días en que más fuentes se ponen en marcha y está ahí al lado: Día 30 (San Fernando): La Selva, Carrera de Caballos, Eolo, Canastillo, Ocho Calles, Ranas, Baños de Diana y Fama. Aunque sólo sea por ver los Baños de Diana al anochecer iluminados, merece la pena la visita

martes, 5 de mayo de 2015

Arqueología industrial

Motor diesel
La arqueología industrial es una de las ramas más recientes de la arqueología y se dedica al estudio de los sitios, métodos y maquinaria utilizada en el proceso industrial, especialmente durante y tras la Revolución industrial, así como las formas de comportamiento social y hábitat derivadas de dicho proceso. Esto no sé si será arqueología o no pero sí que es una visita interesante: La nave de motores del Metro de Madrid  fue construida entre 1.922 y 1.923 y empezó a funcionar ese mismo año aunque fué inaugurada en 1.924. Dentro están instalados tres enormes motores diesel y el resto de la maquinaria (alternadores, transformadores, etc.) que generaban la energía con la que funcionaban los convoys. Durante la Guerra Civil proporcionó energía eléctrica a la ciudad. Con el paso del tiempo, y a medida que las compañías fueron capaces de asegurar un suministro cada vez más regular, la Central, que en su momento fue la de mayor potencia instalada en España, quedó obsoleta y dejó generar energía en la década de los 50, siendo definitivamente clausurada en 1.972.
Con estas bombonas (una por cada motor) se ponían en marcha los diéseles
Arranque
Que, precisamente, pequeños no son motores
Estas tres conmutatrices se encargaban de pasar de corriente alterna a contínua para el funcionamiento del metro Conmutatriz
Los paneles de herramientas están perfectamente colocados como si se fueran a usar en cualquier momento Panel de herramientas
Panel de herramientas
Este rectificador se usó al principio para convertir la corriente alterna en contínua pero al ser de vapor de mercurio, que es muy venenoso, dejó de usarse cuando se instalaron las conmutatrices
Rectificador de vapor de mercurio
La pena negra es que no se pueda subir a ver la consola de los conmutadores, que dominan toda la sala, ni visitar el túnel que une esta nave con la estación de Pacífico pero es una visita muy recomendable y, ya de paso, hay que acercarse a Chamberí para ver la antigua estación del metro.