Seguidores

jueves, 22 de marzo de 2018

Hubo un tiempo en que hubo...

Hubo un tiempo en que la naturaleza era amable y cuidaba de sus hijos, hubo un tiempo en que la tierra ofrecía sus frutos sin cesar, hubo un tiempo en que la humanidad vivía en comunión con ella... ¡No es cierto!, la naturaleza siempre ha sido de una dureza extrema; a la tierra hay que arrancarle sus frutos con más o menos esfuerzo y la humanidad, en cuanto pudo, se agrupó en clanes, tribus, aldeas, pueblos, ciudades para escapar de la naturaleza, para agruparse en entornos que pudiera controlar lo suficiente como para protegerse de sus caprichos y no sufrir sus reveses (y no siempre lo consigue). Pero hubo un tiempo en que la acción del hombre no agredía a la naturaleza tanto como para que cambiara las pautas por las que se mueve. Hubo un tiempo en que los osos blancos no morían de hambre por falta de hielo en el polo ni la tierra se resquebrajaba por falta de agua. Hace pocos años, este pantano retenía esta cantidad de agua, ahora está seco (o casi) y se ve el cauce del río...
Presa de Barrios de Luna

Y aunque llovió y nevó, es difícil que recupere pronto la lámina de agua dado que llegó a estar así:


Hubo un tiempo en que la naturaleza era menos difícil...

viernes, 2 de marzo de 2018

No es plagio que es inspiración

La rana salmantina
ISO 200, v: 1/80, f: 8, 200 mm.
Efectivamente, la idea la saqué de Miguel: en su blog El ojo de cristal fue donde vi que este año cumple 800 años la Universidad de Salamanca, la más antigua de España y del mundo hispánico y la tercera más antigua de Europa. No está nada mal lo que dura la fundación de d. Alfonso nono de León. En sus aulas estudiaron Beatriz Galindo y Luisa de Medrano allá por el siglo XIV y dio clases fray Luis de León. Por tener tiene hasta una rana que si el estudiante la viere será signo de aprobado.
Para conmemorar el acontecimiento seguro que los próceres que nos gobiernan ya tienen pensado unos fastos como los que se realizaron en 2.012 con motivo de los 800 años de la batalla de las Navas de Tolosa o los del 2.016 por el IV centenario de la muerte de Miguel de Cervantes... ¿es que no los recordáis? yo tampoco.
Por cierto, el edificio es una gollería, Salamanca es preciosa y se come de miedo. No sé cómo no os pasáis por la ciudad ya.